La violencia contra la mujer,
un problema de salud pública

Por Alejandra Sequeira, docente de CENSA.

El 25 de noviembre se conmemora el “Día Internacional para la Eliminación de la Violencia a la mujer”, y muchos de nosotros y nosotras nos cuestionamos el porqué de esta conmemoración. Sin lugar a duda, tiene un objetivo y es honrar a tres mujeres activistas políticas de República Dominicana asesinadas brutalmente en 1960, por orden del dictador dominicano Rafael Trujillo. Siendo este un dato histórico, pero relevante en la actualidad, este acontecimiento debe ser la motivación para levantar nuestra voz. Es un día pensado para la concientización de la problemática que afecta a la mitad de la población mundial de mujeres. 

Violencia a la mujer

Definitivamente, la violencia contra la mujer es un problema de salud pública que nos afecta a todas y todos, las estadísticas son sorprendentes cuando hablamos de femicidios, en el país ocurren 2 femicidios por mes, de enero a octubre de este año Costa Rica contabiliza un total de 50 muertes violentas de mujeres, 10 están calificados como femicidios, 7 son homicidios que no califican como femicidios, y el restante que suman 33 muertes están pendientes de investigación, y es que estas cifras son nuestra realidad, cada número representando una familia que no tiene respuesta de sus seres queridos, un juicio que quizás tarde años desgastantes y que al final será archivado en nuestros expedientes judiciales y esto sin tomar en cuenta la cifra de medidas de protección solicitadas que representan alrededor de 186 por día, en su mayoría son tramitadas por mujeres. 

La educación y el trabajo de las diferentes entidades involucradas nos ayuda a erradicar esta problemática y definir una meta común, que es en definitiva un abordaje integral donde se incorporan las creencias, tradiciones, conductas, estereotipos y roles que transmitimos de generación en generación. En muchos de los casos se tiene la falsa creencia de pensar que si no existe violencia física no hay violencia como tal, omitiendo así que la violencia tiene muchas manifestaciones que implican el área emocional y psicológica. 

Muchos de los proyectos en el área de educación han sido puestos en práctica con el objetivo de concientizar a las niñas y niños en cuanto al análisis de conductas aprendidas y la información que obtienen a través de música, videos y demás factores tecnológicos. Es un trabajo en equipo en donde 22 entidades estatales trabajan para prevenir, atender y combatir la violencia contra las mujeres. 

A pesar de muchos esfuerzos y acciones aún queda un largo camino por recorrer, la legislación en Costa Rica ha tenido su protagonismo, sin embargo, es una lucha constante. Hoy se extiende una invitación por parte de nuestra institución educativa CENSA Internacional a no bajar nuestras fuerzas sino más bien ser más enfáticos en que nuestra voz se escuche tanto que no permita normalizar aquello que no debe ser visto como natural y humano. Esto es una pandemia, es una emergencia mundial, un llamado a todas y todos a construir nuevas masculinidades, cambios culturales hacia una igualdad de género desde la primera infancia, donde se haga un planteamiento renovado de roles de género adquiridos a lo largo de la vida.

Compartilo en