Consejos sobre finanzas personales:
el presupuesto

Por Francisco Suárez, Planificador Económico y Promotor Social y Director de Mercadeo de CENSA.

En este espacio quiero brindarte una serie de consejos para que podás administrar tus recursos financieros, abordaremos el presupuesto, el cual nos permitirá llegar al final del mes o de la quincena, haciendo que nuestro dinero rinda mejor sin efectuar gastos innecesarios.

Finanzas personales

El presupuesto, es un plan que expresa de manera cuantificable cómo vamos a administrar los ingresos de la familia y cuáles son las actividades en las que ejerceremos los gastos. Esto quiere decir que vamos a partir de los ingresos que percibe la familia, vamos a planificar cuáles son los gastos y aquellas actividades en las cuales vamos a gastar.

Calcular el presupuesto nos sirve para conocer cómo se integran la magnitud de los gastos, realizar las compras de forma racional y no emocional. Funciona también como una guía para tomar decisiones de compra. ¿Cuál es el objetivo primordial del presupuesto familiar? Es lograr el equilibrio entre el ingreso y el gasto.

¿Qué necesitamos para hacer el presupuesto familiar?

En primer término, necesitamos todos los ingresos. Los ingresos pueden ser no únicamente el salario. Estos deben ser semanales, quincenales o mensuales. Por otro lado, si el sueldo no es fijo, se debe considerar un monto mínimo y un monto máximo probable.

La segunda parte del presupuesto familiar lo integran todas las salidas de dinero. Es decir, todos los gastos. Puede ser que sean insignificantes. Algunos serán variables y algunos serán fijos. Lo importante es cuantificar e identificar cada uno de estos elementos.

El tercer paso del presupuesto familiar es restarle al ingreso todos los gastos. Si el resultado es positivo, quiere decir que hay un excedente. Lo cual no debés gastar. Es más bien un indicativo que tenés poder de ahorro. Por el contrario, si el resultado fue negativo, hay una falta de recursos. Lo cual es prácticamente imposible, pero nos quiere decir que estamos en necesidad de solicitar un crédito.

Así es que es momento de cuidar los recursos y gastar menos. Debemos de identificar claramente cuáles son aquellos gastos innecesarios y que, de manera constante, incluso imperceptible, van mermando el ingreso familiar.

Algunos consejos para vos:

  1. Distribuir de forma racional el ingreso. Separar del ingreso una cantidad fija para ahorrarla. Se recomienda generalmente el 10%. Debemos considerar otra cantidad fija para imprevistos.
  2. Recordá satisfacer necesidades y no cumplir deseos.
  3. Podemos hacer algunas cosas o algunas actividades dentro del hogar, como limpiar, lavar, pintar o reparar. No desembolsar dinero si no está presupuestado. Tampoco gastar energía eléctrica, agua, alimentos, teléfono, gas o gasolina de forma irracional.
  4. Evitá endeudarte, a menos que sea totalmente y estrictamente indispensable.
  5. Asegurate de cubrir perfectamente los servicios básicos: alimentos, educación, servicios, transporte y ahorro. Debemos especificar claramente lo que se va a destinar al entretenimiento, la compra de un regalo, una salida imprevista, pero siempre debemos considerarlos como gastos.

Todas estas recomendaciones nos ayudarán a ser como la hormiga, que procuraba administrar su alimento para el tiempo que realmente lo necesite. ¿Te parecieron difíciles estas recomendaciones? En CENSA te invitamos a empezar a realizar un presupuesto personal y familiar.

Compartilo en