Cuatro consejos para
el día a día

Por Fray Navarrete, asesor académico de CENSA.

Vivimos tiempos difíciles, tiempos donde descubrimos que el cuidado de la salud mental más que un capricho, es una necesidad. Existe un famoso dicho que dice que: “cada cabeza es un mundo”. Todas las personas vivimos diferentes realidades; sin embargo, es vital entender que nadie está exento de un cuadro de estrés, un ataque de ansiedad o incluso una depresión. 

Consejos para el día a día

Muchas veces sentimos que el tiempo pasa muy rápido y nos aterra, nos aterra ver cómo pasan los días y seguimos sin saber lo que el futuro tiene preparado para nosotros, eso es algo que nos genera un cúmulo de pensamientos que no nos permite conciliar el sueño por las noches, lo cierto es que los días siguen durando 24 horas, pero vivimos tan ocupados que no lo percibimos, que sentimos que sacar diez minutos para tomarnos un respiro es casi imposible. 

Por eso deseo brindarte 4 consejos para vivir mejor:

A lo único que debemos temerle, es al miedo. 

El miedo nos priva cosas maravillosas, la vida tiene cosas increíbles, pero solo para aquellos que se atrevan a vivir, a levantarse y luchar, aunque pensemos que todo está en nuestra contra. 

Debemos entender que al final, todo sale bien. 

“Mi vida estuvo llena de terribles desgracias, la mayoría de las cuales jamás sucedieron”. René Descartes. 

En reiteradas ocasiones vivimos problemas y angustias que nos roban la paz, no obstante, al pasar el tiempo, vemos al pasado y reímos, porque entendemos que aquel problema que para nosotros era el fin del mundo, al final, no fue para tanto. Así que cada vez que tengamos un problema hagámonos una pregunta: ¿Se puede resolver? Si la respuesta es sí, resolvámoslo, si la respuesta es no, entonces ¿realmente vale la pena desgastar nuestras energías en algo sin solución? 

Tomemos 5 minutos para respirar. 

Entiendo que tenemos una rutina que nos absorbe por completo, pero hagamos una pausa para cerrar los ojos, y enfocarnos en nuestra respiración, intenta liberar tu cabeza de pensamientos negativos, y solo prestá atención en como tus pulmones se llenan de aire, inhalá y exhalá de forma profunda varias veces, y te aseguro que vas a sentirte mejor. 

Busquemos ayuda. 

Si nos sentimos mal, no nos lo callemos, acerquémonos a nuestra familia, a nuestros amigos, y si se requiere de apoyo profesional, no se debe dudar en buscarlo. Tenemos que entender que somos importantes en el mundo, que lo que nos pasa, importa, y recordar que hay alguien ahí afuera que piensa en nosotros, que nos ama, y que está dispuesto o dispuesta a escucharnos y darnos el apoyo que necesitamos.

Compartilo en