Aprendé a administrar
tu tiempo

¿Qué es el tiempo? ¿dónde comienza? ¿dónde termina? ¿cómo se mide?, estas son varias preguntas que las personas se hacen desde que toman conciencia acerca de sí y de aquello que lo rodea, y en muchas disciplinas se ha tratado de dar respuesta a estas inquietudes. Pero en este blog, no abordaremos estas preguntas, sino como generar una administración adecuada del tiempo.

Administrar tu tiempo lo podemos definir como un proceso de planeación, avance y evaluación de nuestras actividades en un momento determinado, y la podemos representar como un proceso cíclico:

Administrar tu tiempo

Administrar tu tiempo

La mejor manera de entender estos conceptos es utilizando una matriz de administración del tiempo, utilizaremos la matriz de los cuatro cuadrantes de Eisenhower. Imaginemos que podemos ocupar nuestro tiempo de cuatro maneras diferentes: cada una de ellas ocupando un cuadrante, dependiendo de su urgencia e importancia.

En el cuadrante I están las cosas importantes y a la vez urgentes, que normalmente ocasionan crisis y presiones y fatigan a las personas.

En el cuadrante II están las cosas importantes, pero no urgentes, estas cosas requieren de mayor iniciativa y proactividad, por lo que normalmente preferimos reaccionar a las cosas urgentes.

El cuadrante III es el de las cosas urgentes, pero no importantes, que requieren de atención inmediata, y que normalmente están presentes y son visibles.

El único alivio que las personas agobiadas del cuadrante I encuentran, es escapar hacia las cosas que no son ni urgentes ni importantes, que están en el cuadrante IV. Observá el ejemplo de a continuación:

Untitled Workspace

Es notorio que muchas personas pasan la mayor parte de su tiempo (90%) en las cosas urgentes e importantes y el resto (10%) en lo que no es urgente ni importante, dando una mínima atención a las cosas importantes, pero no urgentes.

Otras personas, por el contrario, enfocan su atención a las cosas que son urgentes pero que no son importantes, pensando que todo lo urgente, por consecuencia es importante; dedican así todo su tiempo a reaccionar ante las cosas urgentes pero que sólo son importantes para otros.

La gente efectiva rehúye trabajar con lo urgente pero no importante, tendiendo a reducir el tiempo y energía dedicados a cosas urgentes e importantes para dedicarlo a actividades importantes, pero no urgentes.

En CENSA te invitamos a realizar este ejercicio con las actividades laborales, familiares y sociales, y desde ahí empezar a administrar desde el cuadrante II, ya que permite tener un equilibrio entre el incremento de nuestra producción y de nuestra capacidad de producir.

Compartilo en